Chile avanza en la anomia institucional

Agencia UNO

CHILE- La Cámara de Diputados de Chile aprobó la acusación constitucional contra el ex ministro del Interior, Víctor Pérez. La reprobación sucedió pasado 3 de noviembre. El ex ministro renunció apenas acabó la votación, en la que convergió toda la oposición. Al parecer, el motivo de la reprobación fue la actitud pasiva de Pérez ante una huelga de camioneros, que se movilizaban en protesta contra el terrorismo indigenista en la región de la Araucanía.

La acusación de cargos del gobierno es un recurso de la Cámara chilena. Su uso es conocido, y muy habitual en tiempos de debilidad o de desintegración institucional. El actual gobierno de Sebastián Piñera ha sufrido seis acusaciones contra ministros, otra contra intendente. También una contra el mismo presidente. La única exitosa hasta hoy fue presentada contra su primer ministro del interior Andrés Chadwick, primo hermano del presidente. Fue acusado por su gestión frente a la revuelta de octubre de 2019.

Tras la reprobación de Víctor Pérez, el presidente ha nombrado un nuevo ministro del interior, Rodrigo Delgado, para sustituirle. Delgado tiene un perfil de centroderecha más social que economicista. Le preceden sus 12 años como alcalde en la popular comuna de Estación Central, donde se desempeñaba previo al actual nombramiento. Se trata de un ejemplo entre tantos políticos chilenos fuertemente vinculados a una colonia palestina, en este caso por vía materna.

Su perfil político y sus méritos en gestión valdrán poco o nada sobre ideologización desatada en las calles. Chile avanza en la anomia institucional desatada desde octubre del 2019. Está consolidándose un proceso revolucionario, que se deja sentir durante su etapa incipiente en el actual y progresivo parlamentarismo.

FARO/ Círculo Tradicionalista Antonio de Quintanilla y Santiago.