Firma del decreto de convocatoria anticipada de elecciones catalanas para el 12 de mayo

Este adelanto electoral coge a contrapié a todos los grupos de la oposición, y muestra que la política se encuentra secuestrada por los partidos: parásitos depredadores que fagocitan la Comunidad política

Salón de plenos del conocido como «Parlament», ubicado en el antiguo arsenal militar de la Ciudadela de Barcelona

El presidente de la mal llamada Generalidad de Cataluña, Pere Aragonés, firma hoy lunes el decreto de convocatoria, anticipada, de las elecciones autonómicas que se celebrarán —si Dios no lo remedia— el próximo 12 de mayo, decreto cuya publicación en el DOGC se perpetrará mañana martes.

La decisión de la convocatoria anticipada se tomó el pasado miércoles 13 de marzo, cuando el Parlament rechazó por sorpresa el proyecto de ley de Presupuestos autonómicos para 2024, debido a los votos en contra de los Comuns (la comuna de izquierdas donde cohabitan Sumar y Podemos, entre otros) y Junts (el partido secesionista liberal del prófugo Puigdemont).

Este adelanto electoral perjudica especialmente a quienes lo han provocado. A Junts, porque se encuentra sin candidato en este momento, y resulta difícil que su líder máximo, Puigdemont, lo pueda ser antes de la entrada en vigor de la «Ley de Amnistía» (sic) emanada por el sedicioso Congreso de los Diputados el jueves pasado. La entrada en vigor de esta «Ley» requiere aún la aprobación por parte del Senado, y su aplicación depende de la resolución de los anunciados procedimientos judiciales ante el Supremo, el Constitucional y los tribunales europeos.

También perjudica al referente central de los Comuns, especialmente a Yolanda Díaz, vicepresidente segundo del Desgobierno español, quien ha fracasado en su única tarea importante para este mes de marzo, a saber: apoyar a Pere Aragonés en sus presupuestos para que éste, a su vez, apoyase a Pedro Sánchez en los suyos (prorrogados desde noviembre de 2023). Por eso, el mismo día en que Aragonés anunció por la mañana la convocatoria de elecciones anticipadas, aquella misma tarde la Ministra de Hacienda del Desgobierno central, Mª Jesús Montero, anunció la prórroga definitiva de los presupuestos generales de 2023, descartando así su actualización, prevista en breve y que había sido requerida por el pudridero de la Unión Europea.

Por otro lado, esta convocatoria anticipada también coge a contrapié a los partidos secesionistas del «cuarto espacio», a quienes LA ESPERANZA ya dedicó un artículo la semana pasada antes de conocerse el adelanto electoral. Así, el nuevo partido de Ponsatí & Graupera, denominado Alhora, y cuya presentación está prevista para el próximo 23 de abril en el Teatro Borrás —en una comedia a 12€ la entrada—, tendrá lugar a una semana del inicio oficial de la campaña electoral. Por otro lado, la Lista Cívica impulsada por Núria Feliu —presidenta de la asociación privada pomposamente denominada como «Asamblea Nacional Catalana»— ha visto cómo los socios de su propia asociación han rechazado su proyecto de Lista Cívica, en un «referéndum interno» cuyo resultado se hizo público el pasado sábado 16 de marzo. Y, por otro lado, la Aliança (Anti)Catalana de Silvia Orriols también requiriría de más tiempo para darse a conocerse y engatusar con su proyecto woke a los ilusos votantes del Principado, aunque se trataría del proyecto más maduro de este «cuarto espacio» secesionista.

Tampoco es un buen momento electoral para las CUP (izquierda anticapitalista), partido que se rompió justo el día siguiente al anuncio de elecciones anticipadas. Así el PUIC, «corriente» dentro de las CUP, denunció el jueves pasado la expulsión de un alto cargo y la «desintegración» de la formación, que sería «cada vez más pequeña y residual». Recordemos que las CUP están formadas por dos entidades, Endevant y Poble Lliure, y esta crisis desencadenada el jueves podría «desintegrar» este negocio anticapitalista a dos meses de las elecciones.

Los socialistas catalanes al menos tienen candidato: Salvador Illa, antiguo Ministro de Sanidad del Desgobierno español durante el confinamiento con la excusa del COVID-19. Pero este candidato se ve salpicado por el caso de corrupción de comisiones ilegales en la compra de mascarillas sanitarias que ha provocado la caída en desgracia de Koldo García, el vigilante de casas de putas que devino hombre de confianza de José Luis Ávalos quien, a su vez, era el hombre de confianza de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, tanto en el Desgobierno español como en la entidad denominada contradictoriamente como «PSOE». Además, la «Ley de Amnistía» no atraería nuevos votantes socialistas, sino que más bien ahuyentaría a los más lúcidos, si es que hubiere alguno, y considerando el oxímoron múltiple entre lúcido, socialista, y votante (en general).

Los constitucionalistas del PP y C´s se encuentran inmersos en su propio vodevil: buscan presentar una lista conjunta, cuyo candidato preferido por C´s es el diputado del PP Alejandro Fernández, detestado por la Junta nacional de su propio partido, mientras que el candidato preferido por éstos resulta ser Inés Arrimadas, portavoz de C´s en el Congreso pero detestada por sus compañeros catalanes. Mientras tanto, el oportunista Daniel Cirera asoma su calva entre las cortinas del escenario.

VOX tampoco se encuentra en su mejor momento y estas elecciones lo pondrán de manifiesto, reduciendo considerablemente su representación en la Ciudadella y, en consecuencia, sus ingresos por subvenciones.

El único que podría resultar beneficiado por este adelanto sería al partido del Desgobierno catalán, ERC, quien ya designó candidato electoral a finales de enero pasado. Este adelanto detendría su caída en las encuestas y sorprendería a contrapié a los adversarios.

Todo este cuadro de actualidad nos muestra que la política, oficio del alma, se encuentra secuestrada por los partidos políticos demo-liberales: parásitos depredadores que habitan dentro de la Comunidad política, se alimentan de ella, y se arrastran solamente según sus intereses particulares y sus ansias de poder en sí mismo, mientras olvidan el Bien Común y el fin inmanente de la sociedad y el trascendente del hombre.

Círculo Tradicionalista Ramón Parés y Vilasau (Barcelona)

Deje el primer comentario

Dejar una respuesta