La partitocracia en Michoacán cae en crisis

ESTOS HECHOS NO AFECTARON SOLAMENTE A LOS POSTULANTES DE LOS PARTIDOS DOMINANTES, SINO INCLUSO A LOS LLAMADOS «CANDIDATOS INDEPENDIENTES»

Gentileza

Michoacán, Méjico.- Diversos candidatos a cargos públicos de los diferentes parti­dos políticos tanto nacionales como estatales han renunciado a sus aspiraciones debido a la violencia que el crimen organizado ha desatado en la entidad, con algunos asesinatos orquestados de manera incluida, todo ello con sólo a unos meses de los comicios presi­denciales en el país.

34 Candidatos han declinado participar en las elecciones de este año debido a la cruenta violencia que se ha cobrado ya dos vidas de dos aspirantes, ambos contendientes a la presidencia municipal de Maravatío, uno de ellos Miguel Ángel Zavala Reyes del partido hegemónico MORENA y el otro de la oposición panista, Armando Pérez Luna asesinados el mismo día 26 de febrero del presente año.

Estos hechos no afectaron solamente a los postulantes de los partidos dominantes, sino incluso a los llamados «candidatos independientes», ya que algunos anunciaron al IEM (Instituto Electoral de Michoacán), su declinación «debido al estado de inseguridad actual que prevalece en la región, he determinado presentar mi renuncia como aspiran­te», según señala uno de los mismos. Todo esto cuando en el estado está anunciado que en las votaciones se elijan en el estado, además del presidente de la república, diputados federales, locales y mandatarios de 112 ayuntamientos.

Pareciera que con estas tragedias se cumplen aquellos vaticinios que en el siglo pasado hiciera el pensador Eugenio Vegas acerca de los males que podría caber de la asunción que la concepción democrática hace del hombre como bondadoso naturalmente, y que «con ello que arrastra correlativamente la negación del pecado original y la necesidad de una Redención trascendente y sobrenatural- y, así, “la suplantación del hombre ‘pecador’ del cristianismo, por el hombre naturalmente bueno” de los románticos y revolucionarios desencadenó el torrente que hoy amenaza con destruir hasta los últimos vestigios de civilización»[1].

Agencia FARO, Círculo Tradicionalista Vasco de Quiroga.

[1]     Eugenio Vegas «Romanticismo y democracia», pág. 24.

Deje el primer comentario

Dejar una respuesta