Campeón de la Fe y mártir bien honrado

Correligionarios del Círculo de Barcelona durante el responso y homilía a don Ramón Parés y Vilasáu. Agencia FARO, J. Escobedo.

TARRASA, ESPAÑA- Con motivo del 85º aniversario del martirio de don Ramón Parés y Vilasau, el Círculo Carlista de Barcelona, que lleva su nombre, realizó en su honor un acto de homenaje en la ciudad de Tarrasa, provincia de Barcelona.

El acto dio comienzo a la hora del Ángelus, en el lugar exacto donde don Ramón fue martirizado: en el camino de Can Viver de Torrebonica, a la altura del cruce con la Carretera de Sabadell a Tarrasa—. Allí se reunieron una veintena de correligionarios el de septiembre, bajo las enseñas al viento las banderas de la Tradición, la cruz de Borgoña y la roja y gualda con el Sagrado Corazón de Jesucristo, Señor de los pueblos.

El historiador Antonio Peña, que ya redactó una detallada semblanza del mártir, pronunció un vibrante parlamento. En él subrayó los ideales de nuestro mártir don Ramón, que se sintetizan en sus últimas palabras antes de ser asesinado:

«¡Yo muero, pero la causa, el ideal religioso y patriótico por el que he ofrecido mi vida, no puede ser alcanzado por el plomo de vuestras balas! ¡La España católica es imperecedera! Mis hijos lucharán por ella y la verán triunfante». 

Seguidamente, el jefe del Círculo, José Escobedo, añadió algunos datos biográficos de nuestro mártir, recalcando la ejemplaridad con que vivió en todos los ámbitos. Don Ramón fue un virtuoso varón en el orden religioso, familiar, social, laboral y el político. Destaca la unidad de vida con que supo entrelazarlos, como los hilos que forman una sola cuerda.

 Al concluir esta primera parte del homenaje, los correligionarios se dirigieron hacia el Cementerio de Tarrasa, donde reposan los restos de nuestro mártir, lugar que dista poco más de dos kilómetros del lugar de su martirio.
En contra de lo previsto inicialmente, no se trasladaron al Cementerio en coche, sino que improvisaron una pequeña peregrinación a pie por la Carretera de Sabadell a Tarrasa, una de las principales vías de acceso a la ciudad vallesana.
Así, bajo el abrasador sol del mediodía de verano, estos boinas rojas avanzaron con las banderas desplegadas y cantando Cálzame las alpargatas y otros cánticos carlistas, ante la perplejidad y el aplauso de los numerosos conductores de la vía.
Ya en el Cementerio, ante la sepultura de don Ramón, desplegaron cuatro banderas, dos a cada lado, y depositaron solemnemente un ornamento floral con rosas rojas martiriales. Un reverendo presbítero diocesano, y carlista veterano a pesar de su juventud, rezó un responso tradicional y dictó una inspirada homilía.
A continuación, nos trasladamos hasta el monumento a los mártires de la Cruzada de Tarrasa que se ubica en el interior del mismo Cementerio, a pocos metros de distancia de la sepultura de don Ramón. En el monumento, Roure Sánchez regaló a los presentes una magistral explicación histórica y artística del mismo, y V. Ibáñez, correligionario de Albacete, leyó un soneto en honor a los mártires. Finalmente, con un Toque de Oración de solemne corneta y con el canto del Oriamedi, plegamos las banderas y abandonamos el cementerio con recogimiento.
El almuerzo de hermandad tuvo lugar en una tradicional masía catalana donde se ubica un restaurante de carne a la brasa. Durante los cafés, se dictaron tres parlamentos. Los dos primeros, de nuestra correligionaria H. Escolano, filósofa y de V. Ibáñez, sobre los martirios de Matías Vinuesa y el sacerdote López de Alfaro.
Finalmente, el jefe del Círculo de Barcelona, José Escobedo, concluyó los parlamentos elevando un agradecimiento por la participación y la asistencia de los presentes. También aprovechó para anunciar el próximo acto del Círculo: una presentación del libro divulgativo sobre el carlismo más importante de las últimas décadas: La sociedad tradicional y sus enemigos, del profesor José Miguel Gambra, Jefe Delegado de la Comunión Tradicionalista y catedrático de Lógica en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense. El profesor se encontrará personalmente, D.m., en Barcelona el próximo día 2 de octubre, festividad de los Santos Ángeles Custodios y primer sábado de mes para el acto.
Tras el anuncio, el jefe del Círculo dirigió los rotundos vivas: ¡Viva Ntra. Sra. de Montserrat! ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva España! ¡Viva S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón!
El Círculo Tradicionalista de Barcelona celebró así un digno y solemne homenaje a don Ramón Parés y Vilasau, el ilustre mártir carlista que da nombre al Círculo. Cumplió de ese modo con su deber de piedad y, además, realizándolo con gusto.
FARO/Círcol Tradicionalista Ramón Parés y Vilasau