El mes de Cristo Rey: El dogma de Cristo Rey y la política católica (XVI)

Cristo, Señor del mundo, dando la bendición. Fernando Gallego

16. Todas las causas de la comunidad política concurren a esta conclusión.

Realeza de la política por orden a las causas eficiente y formal, porque todo poder viene de Dios, como enseña el Apóstol (Rom. 13); y el poder de gobierno temporal es por participación de la potestas divina que rige el universo creado.

Realeza de la política por orden de la causa ejemplar, ya que el gobierno de la comunidad política emula, debe emular, imitar, el gobierno que tiene Dios del universo (De Reg. Pr., I, 13).

Realeza además por orden al fin: el bien humano conforme a su naturaleza, que en tanto bueno es común, y que por ser del hombre es de todos los hombres. Bien común temporal ordenado al bien común sobrenatural, porque es bien en función del bien último del hombre, la bienaventuranza, que no depende de la comunidad política sino de la Iglesia (De Reg. Pr., I, 14).

Juan Fernando Segovia, Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II