El Gobierno aprobará hoy la reforma para la Ley del Aborto

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero. EFE, E. Naranjo.

ESPAÑA, MADRID- El Gobierno aprobará hoy el proyecto de reforma de la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva, que comenzará a tramitarse en el Congreso. Impulsado por el Ministerio de Igualdad, que dirige Irene Montero, el proyecto ya recibió los informes preceptivos de Fiscalía y del Consejo de Estado.

La nueva ley hace avances sobre la vigente: elimina el consentimiento obligado de los padres para las menores de edad (hasta los 16 años) que aborten. También acaba con los tres días de reflexión obligatorios antes de producir la muerte al nasciturus.

Además de las intervenciones quirúrgicas, la reforma amplía la regulación de otros métodos abortivos. La llamada píldora del día después se dispensará de modo gratuito en los centros de salud de España.

En materia laboral, la ley incluye el derecho a una baja incapacitante para las madres que se hagan provocar el aborto. Igualmente, añade una polémica baja médica por el periodo, a que podrán acogerse aquellas mujeres que indiquen sufrir fuertes dolores.

Un Ejecutivo con prisas se salta el informe del Poder Judicial

Los informes preceptivos de Fiscalía o Consejo de Estado previos al proyecto de reforma han ido llegando al Gobierno desde mayo. Sin embargo, sin haber recibido aún el documento correspondiente del Consejo del Poder Judicial, el Consejo de Ministros aprobará el nuevo texto.

El Ejecutivo afirma con impaciencia que no puede seguir esperando más, por lo que prescinde del informe del CGPJ. El órgano reclama que no recuerdan precedentes en este modo de actuar.

El Poder Judicial recibió la solicitud del documento el 14 de junio, con lo cual «no ha habido tiempo material para preparar el informe». Máxime cuando estaban a la espera de otro texto que debía haberles remitido el Consejo de Ministros, necesario para el pronunciamiento.

El material que necesitaba el CGPJ depende de María Ángeles Carmona, presidente del Observatorio contra la Violencia de Género, y Roser Bach, magistrada de Barcelona. La urgencia y los despistes pueden deberse a la vida útil de la legislatura: el Ejecutivo ya ha superado la mitad del mandato.

La objeción de conciencia como encerrona

Otra novedad de la reforma es la creación de un registro en el que deberán inscribirse los médicos objetores de conciencia, de modo semejante a lo regulado en la Ley de Eutanasia.

Este añadido, que desde Igualdad postulan como garantía de la objeción de conciencia, ha levantado numerosas suspicacias. Desde las denominadas organizaciones pro-vida tildan este registro como un mecanismo del Gobierno para marcar a los médicos íntegros.

Más allá de que el Ejecutivo o las organizaciones progresistas puedan emplearlo para señalar a los médicos fieles a su juramento hipocrático, este registro acaba con cualquier posibilidad de oposición generalizada del gremio de la medicina.

«Cuando se introducen este tipo de leyes en una sociedad, permitir disensiones particulares es un requisito necesario para poder imponerlas», afirma D. Baño desde el Círculo Antonio Molle Lazo.

«Así se promovió el crimen del aborto en España», continúa el mencionado miembro del círculo carlista de Madrid. «Primero, se consienten los posicionamientos contrarios, siempre y cuando sean individuales y privados, de manera que no supongan una oposición real».

En palabras de D. Baño, el avance para asentar el aborto dará un paso más. El registro permitirá separar a los objetores del resto. El resultado de formalizar la objeción con un catastro oficial será que ésta se irá reduciendo cada vez más, siguiendo la senda europea y las indicaciones del Europarlamento.

Agencia FARO/España.