Muerta por parir soldados de Cristo

Retrato del general Cabrera

ESPAÑA, TORTOSA- En las pasadas semanas diversos medios locales informaron de problemas relativos al mantenimiento del nicho de doña María Griñó, madre del general carlista R. Cabrera, fusilada en el año 1836 por las fuerzas liberales.

Ante el riesgo de que los restos fueran depositados anónimamente en un osario común, las Margaritas Hispánicas iniciaron una serie de actuaciones para evitar tal desenlace, decididas a asumir ellas mismas el mantenimiento de la tumba de esta insigne mujer.

Grabado sobre el fusilamiento de doña Ana María Griñó, ejecutada por ser la madre del general carlista Cabrera

Tras realizar las comprobaciones pertinentes en archivos, en los depósitos digitalizados del Excmo. Ayto. de Tortosa y diversos contactos con los responsables del asunto en el consistorio, las Margaritas Hispánicas han podido saber, con certeza, el lugar en que se encuentran los restos.

También se ha comprobado que los descendientes de la familia han respondido a las intimaciones del Ayuntamiento y han accedido a hacerse cargo de la tumba de María Griñó. Además, las Margaritas Hispánicas fueron informadas de la intención del Ayuntamiento de Tortosa de colocar en el cementerio una placa en homenaje a María Griñó.

FARO/Margaritas hispánicas