La intensa actividad de Ediciones Nueva Hispanidad

Con el editor argentino Félix Della Costa tiene la Comunión Tradicionalista una vieja relación, que se remonta al inicio de su andadura, paralela a la del siglo. Comenzó editando, de los autores peninsulares, a Rafael Gambra y Miguel Ayuso, el primero a la sazón Jefe de la Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón y el segundo su sucesor en la misma al morir aquél en 2004. En el catálogo, de modo creciente, se dejaron ver también nombres y títulos muy próximos a la Comunión, tales como el argentino Rubén Calderón Bouchet, el colombiano Luis Corsi Otálora o los chilenos Oswaldo Lira y Juan Antonio Widow. Al tiempo que otros iban declinando en un proceso marcado por un neto signo intelectual. 

Tras algunos años de inactividad por problemas de salud de Félix Della Costa, felizmente superados, desde 2019 la actividad se ha vuelto a tornar incesante, con veinticinco títulos pese a la crisis del Covid-19. Por un lado destacan muchas reediciones de títulos ya estampados por Nueva Hispanidad. Es el caso, sobre todo, de Ignacio B. Anzoátegui o el citado Rafael Gambra. También el de Juan Antonio Widow y su exitoso El hombre, animal político. En otras ocasiones son reediciones de libros que vieron la luz en tiempos y lugares alejados de la Argentina de nuestros días. Del libro sobre Quevedo del padre Lira al libro sobre Gambra de Miguel Ayuso. Pasando por el del espejismo de la independencia hispanoamericana de Corsi o el de don Rubén Calderón sobre Vázquez de Mella. Y las novelas de tema carlista de Miguel Arazuri, nom de plume de Carmela Gutiérrez de Gambra. Finalmente se encuentran nuevos autores, también amigos, como el chileno Juan Carlos Ossandón. 

Dentro de la acción cultural que la Comunión Tradicionalista desarrolla en el Ultramar, las Ediciones Nueva Hispanidad son un fiel aliado en muchas cuestiones. De ahí que celebremos sus éxitos como propios. 

Agencia Faro